Classic Auto Madrid 2016 – Parece que la cosa mejora.

Instintivamente la primera sensación que tenemos al entrar en el Pabellón de Cristal de la casa de campo es de que hay más, y mejor. Bastantes más expositores que el año pasado, más nivel de coches, y más coches en general.

Más vehículos a la venta en las plantas bajas y altas, y en general un nivel superior en cuanto a piezas y vehículos exclusivos, pero no solo de coches me gustaría hablar aquí. Ya que algunos de los aspectos de la organización vuelven a dejar que desear en esta edición, de entrada los aparcamientos, no estaban bien indicados, las personas que tenían que distribuir los coches no lo tenían del todo claro y cada día era de una manera, el espacio llegó a ser insuficiente.

Me gustaría recordar que este tipo de eventos es para hacer negocios, sí, pero también para disfrutar con tus amigos, familia, conocidos, aficionados o colegas de club, con los que estas encantado de compartir confidencias, comentarios, en torno a un café o picoteo, y la verdad es que este año se ha convertido en misión imposible, sinceramente a mi no me apetecía estar bajo la lluvia y el viento esperando un bocadillo o bandeja de croquetas. Deberían haber contemplado la meteorología y que no había espacio para descansar y poder seguir con la visita.

Más allá de estos detalles, hablemos de los coches. Y es que eran muchos los que estaban disponibles para adquirir repartidos por todo el espacio de la planta superior. Destacaba la presencia de Porsche Classic, como primer año en el que participaba oficialmente con algunos ejemplos absolutamente perfectos, como el 968 SC, o un precioso 911 en color marrón metalizado, entre otros.

En cuanto a stands destacados evidentemente y para nosotros, la mayoría de las miradas se las llevaba el stand de Lumbreras con su Lancia Fulvia Sport ZAGATO, la réplica del XKSS y el Lightweight del E-Type, para nosotros, el favorito absoluto en cuanto a expositores. También hay que mencionar a la muestra de Pueche, con numerosos ejemplos repartidos por toda la muestra, Bentley, Rolls, Jaguar, Maserati o el Pegaso de carrocería de Enasa.

Habituales como nuestros amigos de Cochera, con su bonito Gullwing junto al último modelo heredero de la marca, y un colas, un stand muy visitado también. Un buen número de Ferrari, algún Aston Martin, DeTomaso…

Otro tema ya, eran los que estaban al final de la planta, en la muesta del Concurso de Elegancia patrocinado entre otros por Fréderic Constant. Un espectacular Mercedes-Benz 540 K Cabriolet captaba nuestra atención de entrada, hasta que empezamos a recorrer la muestra y vemos que hay dos Bugatti, un Tipo 57 y otro abierto, Hispano Suiza H6, Rolls-Royce Phantom, Jaguar SS100… las muestras eran bastante aceptables, aunque era una pena que ni estaban detallados los modelos en las placas ni el presentador del evento sabía exactamente qué modelo era cada uno. Esperemos que algún día nos tomemos más en serio este tipo de eventos, para estar a la altura, al menos de los coches que eran.

El Hispano Suiza H6, después de una explicación tremendamente interesante de su propietario, que nos explicó que el motor que montaba había estado montado antes en un avión de combate de la resistencia Francesa en la primera guerra mundial, y se carrozó y montó en el año 1925, absolutamente increíble;

El Mercedes-Benz 540 K también fue premiado, espectacular, y el ganador de la muestra fue el Bugatti convertible, que según nos explicaron fue propiedad del mismísimo Ettore Bugatti, también explicaba el representante del vehículo, desconocemos si era el propietario, que el coche había sido restaurado al máximo nivel invirtiendo en torno a 4000 horas de trabajo.

Para mi restaurar un coche a 100 puntos es dejarlo perfecto, y desgraciadamente este Bugatti no estaba a la altura de la inversión en horas que nos comentaban, dejaba bastante que desear, sobretodo los acabados exteriores de pintura, cierres, y cómo casaban las puertas y líneas del vehículo, que no casaban, directamente, pero desde luego lo que sí hay que decir es que era en cualquier caso una delicia verlo y agradecemos el esfuerzo de hacernos disfrutar de esta clase de vehículos que obviamente no es nada habitual verlos en España, y están aquí, ojalá se viesen más y hubiese más iniciativas para que sus propietarios se animasen para compartir visualmente estas joyas. Gracias de verdad a todos ellos.