Visita Blogger a Torre Loizaga

En el año 2013 asistí por primera vez a la Torre de Loizaga, lugar que, ya por si solo llama la atención por la fortificada Torre que centra las miradas del que se adentra en sus dominios, alberga uno de los mayores tesoros del mundo, automovilísticamente hablando.

Miguel de la Vía es hablar de Torre Loizaga, puesto que es el artífice de lo que vemos cuando atravesamos sus puertas. Como genio polifacético y admirador además de ejecutor de diversas artes, Don Miguel de la Vía es conocido principalmente, por su afición al mundo del motor, y en especial, como gran valedor de la historia de la marca que todo el mundo conoce, por llevar sobre su radiador, al mítico Espíritu del Éxtasis.

Rolls-Royce es la máxima expresión de la artesanía en el automóvil. A lo largo de su historia ha albergado diferentes records, y numerosos adelantos, pero sobretodo conocemos a la firma británica por lujo, y el valor añadido de sus modelos al estar realizados para durar. Cada Rolls tiene su historia, y desde luego forma parte de lo especial y único, que son cada uno de sus modelos.

En la colección, nos encontraremos todos los modelos desde los 20/25 y Silver Ghost hasta los modelos más recientes de los años 90 como el Silver Spur y el Silver Spirit, antes de que la Rolls-Royce fuese adquirida por la firma bávara, BMW.

Ir a Torre Loizaga es, además, un gustazo, disfrutar del paisaje de vasco y el marco que tiene, hace que disfrutes de cada tramo del trayecto hasta llegar a los dominios de la Torre.

Desde luego no es simplemente una colección de coches clásicos, algunos de ellos son ejemplos verdaderamente únicos.

Una de las joyas de la colección, es el Phantom IV, solo hay apenas 8 unidades en el mundo. Por lo que es un codiciado objeto de colección. Además, el que se encuentra en las instalaciones de la colección de Don Miguel de la Vía, perteneció al Emir de Kuwait, y tiene unas características muy especiales.

Los Silver Ghost, fueron los que lanzaron a la fama a la firma, y algunos ejemplos verdaderamente espectaculares, se encuentran en la zona reservada a las joyas de la corona de la colección, ya en los salones de acceso a la Torre, podremos disfrutar de la imponente presencia de algunos de ellos.

Además de los coches, esta visita tomo un carácter verdaderamente único y especial cuando por iniciativa de nuestra anfitriona, María López-Tapia de la Vía, sobrina y cara de Don Miguel, además de valedora y especialista de la colección, nos informó de que la visita a las estancias de la propiedad iba a ser completa.

Los afortunados visitantes no salíamos de nuestro asombro cuando íbamos descubriendo estancias, que estaban además, decoradas y ambientadas con todo lujo de detalles.

Torre Loizaga es un mundo lleno de posibilidades y que vemos como futuro emplazamiento de eventos referencia que desde luego vemos fuera de nuestras fronteras y pocos se celebran en España… por no decir ninguno, y no es por dar ideas.

Siempre es un placer visitar tierras vascas, y la verdad es que ya estamos deseando volver.

Gracias por la acogida.

Top Classic Car